Oferta del día! Aparato de pedicura eléctrico Abody con batería recargable y dos cabezales por sólo 15,67€.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 De 5)
Cargando…
! Esta oferta se publicó hace más de 20 días y es posible que haya caducado. Encontrarás nuevos chollos en nuestro índice.

No hay nada más desagradable que unos pies secos con los talones agrietados pues es una de las zonas del cuerpo con más terminaciones nerviosas siendo así extremadamente sensibles, además estéticamente son horribles.

Para eliminar estas durezas no hay nada como este aparato de la marca Abody ya que la diferencia respecto a los métodos manuales es comparable a la de una limpieza con un cepillo de dientes convencional y uno eléctrico. Ya nunca tendrás que hacer fuerza y en pocas pasadas tendrás los pies lisos como los de un niño.El rodillo se puede desmontar para lavarlo cuando terminemos e incluye dos rodillos: uno para eliminar la piel muerta y otro, más finos para un mantenimiento diario de la misma para siempre luzca lisa y suave manteniendo los callos más finos a raya. Estos rodillos están fabricado con un material que hará que sea muy sencillo eliminar esas molestas durezas con gran facilidad, además podemos rotarlo en todas direcciones adaptándose a la forma del pie. Ademas la pieza de mano cuenta con un surco especial que evitar que la piel y sus células muertas se aglutinen dificultando su extracción o acumulación. Al contrario que otros modelos de aparatos de pedicura similares, este cuenta con una batería recargable de 1200mAh que nos permite su carga a la red eléctrica evitando el uso de pilas. Podremos elegir entre dos velocidades dependiendo de la zona a tratar. Las opiniones de todos los compradores son muy positivas y destacan que es muy superior a cualquier lima o piedra pómez y todo ello de una forma suave y de fácil limpieza.

VER FICHA DEL PRODUCTO EN AMAZON

⭐ Ver todos los comentarios de Amazon de los compradores

 

Gráfica aproximada de evolución de precios:

Te aconsejamos que también veas...

Deja un comentario